Días atrás el cantante argentino Rabito, que hace décadas se encuentra radicado en Estados Unidos, viajó especialmente a la Argentina para grabar el videoclip “Me Gusta 37 Años Después”.  El rodaje fue realizado el pasado jueves 7 de marzo en las instalaciones de la iglesia Ríos de Vida de Quilmes. Nuestro medio tuvo el privilegio de estar presente en el lugar, para ver de cerca todos los pormenores de esta producción audiovisual dirigida por Hernán Palacios, el mismo que realizó entre otros trabajos la filmación del  “En el Reino” donde participó Rabito junto un montón de músicos de diversos estilos y “Gracia y Fe” que Pacto Perpetuo compuso en honor a Luis Barni quien también participó de ambos proyectos.

Desde horas tempranas de la mañana Juan Carlos Fernández, conocido popularmente como Rabito, llegó al lugar con la vitalidad que lo caracteriza y luego de ser maquillado por Marina Albarracín con la asistencia de Ester Olmedo, se sumó al set para hacer las primeras tomas de la jornada. Acompañado por una selección de músicos de primera como Gastón Thibaut (guitarra y coros); David Montoya (batería y coros); Gastón Lombardi (teclados) y Julio Guez (bajo, coros y responsable de la producción general), el septuagenario cantante saltó, repiqueteó sus piernas cual jugador de fútbol y desplegó todo su carisma de frontman cual un rockstar acorde al potente sonido de esta nueva versión.

Después de varias tomas grupales e individuales registradas con la grúa en la primera temática de piso, hubo un cuarto intermedio para almorzar a fin de recobrar fuerzas. Aunque los inconvenientes se hicieron presentes en el set de filmación, con la rotura de la máquina de humo que a esa altura era vital para mantener la estética anterior. Pero gracias a Dios el invoceniente se solucionó rápidamene con el alquiler de una máquina sustituta y se escuchó nuevamente la orden de acción para poner manos a la obra otra vez. Entonces los instrumentos se trasladaron al escenario, donde se completó el rodaje con la segunda temática que implicó cambios de instrumentos y la improvisación de un carro de filmación subidos a un anvil con ruedas (caja donde se guarda el equipamiento).

Luego de un pequeño descanso, Rabito junto a Julio Guez recibieron a la prensa en la conferencia organizada por nuestra agencia. Antes de esto, atendió a algunos medios audiovisuales que le hicieron algunas entrevistas personalizadas como Reactivoz, Marcando la Diferencia y Comunicadores Cristianos de Moreno. Como así también a La Corriente que estuvo un día antes cuando se efectuó la reunión de preproducción y la Agencia RFG que lo hizo al finalizar la conferencia de prensa. Además estuvieron presentes Marcelo Rodriguez, presidente de la Organización de Músicos Cristianos Argentinos (OMCA), En los Medios no Sale y Radio TV 20021, además de algunos pastores y allegados que presenciaron este encuentro de medios.

La moderación estuvo a cargo de nuestro director, Marcelo Bellotta, que rompió el hielo preguntando la razón por la cuál decidió este momento para venir a hacer este proyecto y Rabito respondió:  “Julio me volvió loco durante un año o más un poco más para hacerlo. Pero yo tenía que venir acá, porque Argentina está en un momento muy especial, me importa mucho lo que está pasando.Quiero ver de qué manera puedo ser un un factor de cambio. Quiero ver de qué manera puedo poner un granito de  arena para que la gente escuche otra cosa, que la gente tenga la chance de tal vez despertar. Yo creo que el hombre está hecho de carne y de espíritu. La canción en un momento dice ‘me gusta el cambio que has hecho en mí’ y hay una parte que dice ‘Señor bendice a la humanidad’. Y yo dije no y se lo dije a Julio. Y  me dice justo mi esposa hoy me estaba sugiriendo lo mismo, porque dije: Señor bendice Argentina Hoy lo canté 300 veces”.

Y agregó: “Decidí venir a hacerlo, entonces pasó algo con un boceto que ellos habían grabado en un estudio de grabación. No sé qué pasó con eso, pero la cuestión es que desapareció todo lo que habían hecho y había que grabar la canción de nuevo. Entonces se pagó un estudio donde se grabó el rock de Argentina y se pusieron músicos en vivo. Y la verdad es que los músicos que vinieron a colaborar son extraordinarios y son realmente buenos. Entonces sí valió la pena, valió la pena lo hicimos y hoy teníamos que hacer el vídeo. Y agradecemos mucho a Ríos de Vida, todo el pastorado y toda la gente que nos ha apoyado aquí porque nos trataron amorosísimamente en todo momento nos atendieron muy bien. Dios preparó esto y vinimos a firmar el vídeo hoy y logramos creo que cosas muy buenas”. 

En cuanto a la incidencia de la música en la sociedad, Rabito señaló:  “Yo creo que la música tiene un poder muy fuerte, de hecho Satán la usó para pudrir un montón de gente y yo vengo de ese mundo, o sea, yo sé lo que te estoy diciendo. Pero la música influye mucho a favor o en contra de una situación, de una persona, y si la usas bien entonces pasa a ser otro factor en la vida de una persona. A mí mucha gente me viene a decir: ‘Yo me crié con tu música. Yo era chiquitita, mi abuela cantaba tus canciones, mi papá cantaba tus canciones y yo canto tus canciones’. Y digo: ¿cuántos años tengo, 398 millones? Pero uno no se da cuenta hasta que la gente abre la boca, qué significa una canción en la vida de una persona o qué significa una canción en la vida de un pueblo o lo que significa la misma canción en en la vida del mundo que recibe esa canción porque las canciones del pueblo de Dios. No sé si esta canción, ‘Me Gusta 37 Años Después’ puede cambiar la vida de un país,  pero pretendo patear al hormiguero aunque me piquen las hormigas”.

A su vez confesó: “Yo vine a Argentina porque creo que todavía hay gente con cerebro y muchas veces hablo con Jorge, la persona que viaja conmigo, y le digo que creo en los genes nuestros. Yo creo en los genes nuestros, esos genes a lo sumo están durmiendo pero no se murieron. Me encontré con un ingeniero de 18 años, un flaco que está allá atrás. Le dije: ‘Necesito esto,  esto y esto’. Y lo hizo. Eso es Argentina. En medio de todo este lío que hay, eso es Argentina y esos son nuestros genes Yo creo en eso y si tengo que pegar una patada a cada uno de los argentinos donde se sienta se la doy. Porque me queda poco tiempo. Yo tengo 75 años y no tengo mucho más para estar en este planeta. Y Dios me dijo que redimiera el tiempo para sacarle jugo al tiempo y ahora las cosas son a calzón quitado. El que no le gusta, que se levante y se vaya y que pague el precio por irse. Pero el que me quiere escuchar le va a ir bien porque yo no miento, la gente sabe que yo no miento. Por eso vine a la Argentina”.

Por su parte, Julio Guez en su rol de productor general del proyecto recordó que “la iniciativa de ‘En el Reino’ fue convocar a todos los cantantes históricos y emergentes, y ahí conocí a Rabito que hoy con cariño le digo papá. Yo le decía a él: ‘Vos tenés que hacer una producción’.  Había pensado en un remake, buscaba entre sus temas y realmente me pareció que esta canción podría ser la correcta. Más allá que quizá uno la puede elegir, creo que Dios siempre está en la cosa. Y realmente ahí fue cuando le propuse la idea y como él bien dijo junté tres músicos amigos, tres bestias e hicimos una maqueta de la canción.  Se lo pasé y le gustó. Y como acaba de decirlo, tiene razón, lo volví loco dada esa confianza que él me da”.  

 “Vamos a hablar un poquito de lo técnico, una versión un poco más rockera ya que lo vemos que tiene mucho para dar todavía. Entonces así fue la cuestión. Esto fue en la pandemia, como bien lo decía Marcelo. Ahí simplemente se gestó todo esto. Más allá de que esto fue hace tres años, sabíamos que el tiempo de Dios iba a llegar. Aunque en un momento pensé que esto había quedado truncado. Fue el tiempo de Dios hacerlo ahora y estoy convencido, así como él lo dijo, que esta canción en este tiempo particular que la Argentina está atravesando va a traer algo fresco al país. Estamos todos muy a flor de piel con los cambios y estoy lejísimo de entrar en cuestiones políticas, pero estamos muy a flor de piel con muchas cosas. El Mundial, los cambios, y creo que Dios va a permitir a través de esta canción que los argentinos tengamos un tiempo nuevo”, completó Julio Guez.

Respecto a la posibilidad de cantar esta canción en vivo durante su visita a la ciudad de Moreno, Rabito dijo: “No creo, cuando hacés un lanzamiento no conviene hacerlo, porque comercialmente, en el buen sentido de la palabra, no conviene quemar una idea hasta que no está  totalmente forjada y mostrarla terminada la gente. Yo me acuerdo cuando cometía el error de mostrar la grabación a algún amigo venía al estudio, entonces hacía los bocetos y les mostraba la canción que todavía no tenían arreglos terminados, ni los finales, ni tenía la letra terminada. Simplemente les decía: ‘Mira lo que Dios me dio’. ´’Pero a eso le falta poner esto, sacarle aquello y poner lo otro’, me decían. Cuando vas a mostrar las cosas fuera de término, te vas a encontrar con la opinión de un montón de gente que no son ni productores de música, ni autores, ni compositores, ni compositores ni nada. Pero te van a dar su opinión”.

Antes de finalizar la conferencia, Marcelo Rodríguez tomó la palabra para invitarlo a Rabito a participar de alguna actividad promovida por la Organización de Músicos Cristianos Argentinos: “Mirá, todo es posible. Todo es posible en la medida en que se den las cosas, y cuando se dan las cosas porque yo creo que Dios está en el asunto. El trabajo en equipo en realidad no es fácil, pero uno de los factores que lo hace un poco más fácil es el respeto en serio por la persona que opina lo contrario de lo que yo opino. Y el problema es cuando hay muchos jefes y no hay indios. Son todos caciques. Creo que es tiempo de entender lo que significa tener la responsabilidad de que si una persona está a cargo  no generar una polémica sobre la opinión que está dando aunque no esté de acuerdo porque es el responsable. Y si él dice que hagamos esto, es responsable en este tiempo de que hagamos esto. Esto es una cultura que uno tiene que adaptar. Es una reeducación de lo que es vivir en comunidad”.

Como cierre de la conferencia, sonó un fragmento de “Me Gusta 37 Años Después” a modo de adelanto. Canción que ya se encuentra disponible en las diversas plataformas digitales. Mientras que su equipo agradeció el acompañamiento de todos los medios que reservaron el tiempo para acercarse hasta la zona sur del Gran Buenos Aires para realizar la cobertura. Por último, Rabito oró por todos los presentes y realizó algunas fotos de cortesía deseando irse a descansar tras una larga jornada de filmación. Su travesía por Argentina continuó el sábado por la noche al cantar en la campaña evangelística organizada por Mensaje de Salvación en Moreno. Y al día siguiente partió rumbo a Córdoba para visitar a su hermana por unos días, hasta regresar nuevamente a su hogar en  Idaho, Estados Unidos, a reencontrarse con su esposa Beatriz y sus hijos con la sensación de haber cumplido parte de la misión de bendecir al país que lo vio nacer.

Fotos: Hernán Palacios