El empresario argentino Javier Miranda es un verdadero ejemplo de superación personal, demostrando por medio de su experiencia que es posible salir adelante a pesar de las adversidades que se presentan a diario en la vida. Como presidente del Grupo Uno LED y CEO de Nexos Trading, es un testimonio fiel que la perseverancia conduce sin escalas al éxito. Basta con remitirnos a los hechos, ya que como el Ave Fénix ha resurgido de las cenizas y hoy sus negocios han trascendido las fronteras alcanzando a tres continentes.

Aunque su vida no siempre fue un lecho de rosas, ya que experimentó la necesidad en carne propia cuando en su infancia tuvo que ganarse la vida vendiendo cartón. O ya de adulto al fracasar con varios emprendimientos y tener que mudarse de casa en casa por no disponer de dinero para pagar el alquiler. Sin embargo, la adversidad fue templando su carácter convirtiéndolo en un verdadero guerrero. Así fue que mientras su imprenta estaba en bancarrota, recibió un llamado que se tornó en una gran oportunidad. “Un cliente me preguntó si vendía pantallas LED y casi sin pensarlo le respondí con un rotundo sí”, recordó Javier Miranda.

Esto sucedió en el año 2013, cuando no tenía ni idea sobre el tema salvo lo que podía consultar en algún catálogo descriptivo. Sin embargo no se apabulló ante este nuevo desafío, y con la ayuda de terceros pudo cumplir este objetivo con creces. Tal es así, que su cliente en tan solo unos meses recuperó el capital invertido a través de la venta de publicidad. De este modo, este emprendimiento que comenzó humildemente en el garaje de su casa continuó con la importación de piezas de china, la apertura de su propio local y hoy en día ofrece pantallas a las iglesias en 12 cuotas fijas sin intereses. 

En la actualidad, su empresa llegó a diversas naciones de América, África y Europa, estableciendo oficinas en nuestro país, Bolivia, España, Costa de Marfíl, España, Perú,  República Dominicana y Uruguay. Y entre sus trabajos más destacados, se encuentra la instalación de una pantalla gigante de 512 metros en el Estadio Madres de Ciudades de Santiago del Estero. Aunque el servicio a las iglesias no se limita a la instalación de pantallas LED, sino que además provee sillas, luces y sonido a fin de equiparlas de manera integral. Hasta la fecha, más de 1200 pastores en todo el mundo confiaron en su trabajo para acondicionar sus auditorios con la mejor tecnología.

A su vez Javier Miranda se transformó en un mentor de talentos, empleando a más de 200  trabajadores que son valorados por su buena predisposición: “Nunca tomé un profesional. Yo siempre tomé gente que tenía ganas de trabajar. Mis entrevistas están centradas en que sean educados, puntuales, respetuosos y que tengan ganas de trabajar. Es lo único que les pido”. Con esta perspectiva altruista, el año pasado publicó su primer libro titulado “Jamás bajes los brazos” que se entrega en forma gratuita en la Av. Alberdi 6667, CABA. “Es una luz de esperanza para aquellos que piensan que no dan más o que están padeciendo la situación actual del país”, resumió Miranda.