El ingeniero de sonido y productor musical argentino Martin Kano conoce muy bien el detrás de escena de escena de grandes éxitos que fueron elaborados en su estudio, aunque su rostro permanezca en las sombras a la hora de los reconocimientos. Sin embargo, sus logros hablan por sí solo del tremendo talento que sus manos y mente emanan cada vez que intervienen en una grabación.  Ganador de los premios internacionales MBN en Ecuador a la Mejor Producción Musical; Premios Latino Chicago en USA; Monster Music Awards en México; el Premio Gardel obtenido el año pasado en Argentina y el Latin Grammy, estos dos últimos obtenidos en 2023. A su vez es miembro votante de los Latin Grammy.

En  2018 creó la Master Class Premium, un emprendimiento educativo innovador orientado a formar futuras generaciones de ingenieros y productores de la mano de los profesionales más destacados del mundo. Entre ellos el legendario ingeniero de The Beatles, Geoff Emerick, que encabezó una histórica jornada de capacitación al frente de la consola. Y tras el éxito de este primer seminario, organizó nuevos encuentros con reconocidas figuras internacionales del audio profesional como Chris Lord-Alge; Michael Brauer; Sylvia Massy; ​​Gustavo Borner y Federico Vindver entre otros.

En sus dos décadas de trayectoria ha producido y mezclado más de mil trescientas canciones de diversos géneros  que superaron los 500 millones de streams certificados. Para tomar dimensión del prestigio que goza en la industria musical, vale con remitirnos a los nombre de los los artistas que trabajaron con él: Ke Personajes; Nicky Nicole; Lali Espósito Alejandro Lerner; Charly García; Hernán Cattaneo; Poncho; Malena Villa; Rescate; Frost; Redimi2; Manny Montes; John Schlitt (Petra); Marcos Witt; Marcos Vidal; Majo & Dan; Davi Wornel; Ivana Spagna; Abraham Laboriel; Michael Landau y Vinnie Colaiuta por mencionar algunos.

También las empresas Sony Music India, Warner Music; Coca Cola; Nextel; Mercado Libre; La Campagnola; Budweiser; Fiverr; Canzion; Heaven Music; Dolby Laboratories; Buena Productora y Domestika requirieron de sus servicios. Además fue convocado por Presidencia de la Nación de Argentina y Ecuador para hacer sonido en eventos multitudinarios, y además en dos ocasiones asesoró al evento gobierno ecuatoriano en la organización del “Concierto 1×1” realizado en ese país. Respecto a su experiencia con Solby Atmos, en enero de 2023 brindó una entrevista junto al cantante Marcos Witt desde las Vegas para referirse de esta experiencia sensorial aplicada al álbum “Viviré”.

Días atrás conversamos telefónicamente con Martín Kano que se encuentra radicado hace tiempo en Estados Unidos, para conocer más acerca de su labor y nos dijo lo siguiente: “Siempre me gustó la música y casi siempre estuvo la música presente en mi vida. Mi mamá era pianista profesional, aunque no continuó con esta carrera porque sus padres no la dejaron seguir con la música y optó por ser médica pediatra. Pero siempre estuvo la música en casa, partituras de música clásica, música de películas, eso es lo que recuerdo de mis primeros años de vida”. De este modo nació su pasión por la música, convirtipendose con el correr de los años en su fuente principal de ingresos.

Respecto a sus comienzos con su primer sello: “Lo primero que hice es pensar cómo hacer un emprendimiento relacionado con la música y ahí se me ocurrió hacer un compilado de bandas independientes cristianas que se llamó ‘Play Project’. Hicimos el primero compilado que fue un éxito, con seis bandas de diferentes países. Las produjimos, las grabamos desde cero en el estudio y estuvo muy buena esa experiencia. Después sacamos el segundo compilado. El primer compilado salió en CD, imprimimos mil CDs que se vendieron todos. El segundo compilado fue digital, cuando estaba comenzando la era de la música digital y la forma de descargar la música era mediante unas tarjetas que vos raspabas y tenías un código, entrabas a una página, ponías el código y descargabas el álbum. Ese fue un formato innovador que noprosperó mucho, pero fue uno de los primeros intentos de distribución digital que hubo en el mundo si se puede decir”.

Con relación a su formación profesional, Martín Kano señaló:  “Me inscribí en la EMBA donde aprendí los principios del audio digital, pero cuando terminé no sabía nada. No sabía cómo mezclar, fue todo teórico y y sin respaldo. De hecho de todos los compañeros que tuve en los los años de estudio, creo que solamente una o dos personas se dedicaron a la música. Así que decidí comenzar a aprender por cuenta propia, a capacitarme con libros. Todavía Youtube no existía en ese tiempo, estamos hablando hace 20 años atrás, así que todo era de boca en boca, experimental, hablando con con diferentes colegas, probaando, jugando. El paso por la EMBA estuvo bueno para aprender un poco de teoría, pero la verdad que si tengo que decir si me sirvió de algo, solo me sirvió solamente para eso. Había muy buenos profesores, pero fue eso nomás”.

En cuanto a cómo fue su acercamiento de la Academia Latina de la Grabación que otorga el Grammy Latino, el ingeniero recordó: “Cuando estuve con mi sello que fue para ‘Play Project’, recién estaban las primeras ediciones de los Latin Grammy y ahí me inscribí  como discográfica. Eso fue en  los  inicios, me acuerdo que era todo por correo postal desde donde se enviaban todos los formulario por carta. Tenías que enviar los CDs a Miami, era todo más primitivo. Pero estamos hablando de bastantes años atrás, no recuerdo bien la cantidad de años que pasaron ya”.

Sobre su incursión en la tecnología Dolby Atmos, Martín Kano reconoció: “Con Dolby fue como que de repente me choqué con ellos por así decirlo. Estaba en uno de mis viajes y un compañero con el cual compartía el estudio en ese momento que trabaja para una compañía muy grande me dice: ‘¿Conocés a alguien que esté mezclando Dolby Atmos?’ Y yo le digo: ‘¡No! olby Atmos. ¿Qué es eso?’.’No, no tengo idea. Averiguá con tal ingeniero que me parece lo está haciendo’. Le pasé el contacto de ese ingeniero y en esa misma semana estando en Miami varios ingenieros me dijeron: ‘¿Escuchaste Dolby Atmos? Estamos haciendo cosas en Donlby Atmos’. Y todos me comenzaron a comentar de Dolby Atmos y fue ahí que dije: ‘¿Qué está pasando? Me estoy perdiendo algo’. Así que me comencé a estudiar un poco todo por cuenta propia, cómo se mezclaba, de qué se trataba y ahí fue aprendiendo”.

Hasta que pronto se fue ampliando el horizonte: “Después yo tengo una empresa que se llama Masterclass Premium que hacemos seminarios con ingenieros de los más reconocidos en el mundo y lo hacemos en Brasil, Argentina y Paraguay.  Dolby tiene un programa que se llama Dolby Institute con el cual si vos aplicá y ellos le gusta tu plan de estudios te hacen partnership. Nosotros aplicamos, nos reunimos con los directivos de Dolby Institute y le gustó el programa. Y ellos nos hicieron partners de Dolby Institute. Hicimos varias acciones de marketing con Dolby, estamos trabajando muy cerca. Son empresas increíbles, la verdad que muy buena”, añadió el experimentado productor musical.

Al preguntarle acerca de su experiencia con reconocidos artistas, Martín Kano reveló: “He trabajado con artistas que en ese momento no eran tan grandes, que después fueron creciendo y la verdad que la experiencia está buena. Conocer cómo piensa un artista, cómo componen. Se me viene a la mente Ulises Eyherabide, que fue un tipo que trabajar con él siempre me voló la cabeza la creatividad que tenía. Y trabajar con cada artista es como un universo diferente, cada persona tiene su forma, sus mañas, sus virtudes, su magia”. Anécdotas miles, no me acuerdo de alguna en particular ahora.

Hasta que se discipó la laguna temporal y rebobinó: “Sí me acuerdo de una, cuando estábamos trabajando con Lerner en la masterclass con Jeff Emerick, el ingeniero de Los Beatles. me acuerdo que llegó a Charly García  que estaba enamorado de Jeff y quería estar donde él estaba. Y Charly llegó con su gente, conectaron los teclados y todo eso. Yo tenía 25 alumnos que estaban viendo a Charly García por primera vez quizás, y me acuerdo que viene Lerner y le dice: ‘Che, Charly esta no no es un la grabación de un disco mío’. Porque yo estaba produciendo una canción de Lerner para la masterclass y Jeff Emerick la estaba grabando. Y Lernee le dice: ‘Che, este no es un disco mío, no es una canción mía. Esto esto es una es una clínica. Estamos haciendo una clínica para los pibes’. Y me acuerdo que Charly lo mira a Lerner y le dice: ‘Yo ya estuve en demasiadas clínicas’ (risas). Fue una locura”.

Por otra parte, quisimos saber la razón por la cuál se radicó fuera del país y esto nos respondió: “¿Por qué estoy ahora en Estados Unidos? En realidad, siempre fui y volví. Voy y vengo por un tema más operativo, para estar más cerca donde suceden las cosas. Y también por un tema personal de sentir. Sentía que estaba  en una zona de confort, que no estaba progresando y que necesitaba tratar de hacer cosas nuevas. Y eso fue como un desafío de decir: ‘Okey, vamos con mi familia, vamos a intentar hacer algo nuevo, a ir a otros rumbos’.  Y bueno, acá estamos. Pero fue un poco más personal, que mi familia me apoyó”. Y añadió: “Dios es todo. Está Dios y la familia, y eso es todo. Todas las decisiones las tomo convencido de que Dios está detrás. Él es el que me inspira, él es el que me provee. Amigo, padre, mentor, todo, todo. Siento que tiene que ver un cien por ciento en todo. Creo que Dios es parte fundamental en todo”.

“Creo que mi familia, o sea mi esposa y luego mi hija, fueron y son parte fundamental. Mi esposa es música también. Ella es productora también, es tecladista profesional. Trabaja mi lado. Desde que estoy con ella sentí y siento que se ha potenciado toda mi carrera,  todas mis habilidades, todo. Somos un equipo, como somos una familia somos un equipo. Todos me preguntan: ‘¿Cómo hacés para trabajar con tu esposa?’. Yo creo que las cosas se dieron así, y es parte un poco de del día a día. Y son parte fundamental. Todas las decisiones obvio que las tomo con mi esposa y con mi hija, y son clave. En nuestra casa se respira música las 24 horas”, recalcando nuevamente la valoración familiar en su consolidación profesional.

Por último se dirigió especialmente a los principiantes de cualquier profesión: “Quiero hablarle a la gente que está comenzando, a la gente que Dios puso un sueño en su corazón, ya sea en la música, escribir un libro, abrir una empresa. Esas son cosas que Dios puso en el corazón y nadie más quizás te vaya a comprender, a entender. Te comprenden cuando ya lograste la meta, cuando ya lo hiciste y triunfaste y te dicen: ‘Ah, viste, yo confiaba en vos’. A mí me pasó eso, digamos cuando decidí comenzar con la música, yo estaba viviendo en Chipoleti, Río Negro, y y decidí irme a Buenos Aires a estudiar. Sentí que Dios había puesto algo en el corazón. Y todos mis amigos me decían: ‘En dos meses se vuelve, en tres meses se vuelve’ Amigos cercanos me decían eso. Nadie confiaba en mí, pero yo confiaba en lo que Dios había puesto en mí”.

Y puntualizó: “Creo que eso es fundamental, es clave. Creo que esa es la clave de todo éxito, es confiar en la palabra de Dios, en lo que Dios te dice. En lo que Dios te dice hacia dónde tenés que ir y hacerlo. que las cosas se van a dar solas. No es fácil, no fue fácil ni va a ser fácil, pero creo que nunca nos va a faltar. Así que toda esa gente, incentivarla a que puedan cumplir sus sueños. Yo soy una persona común y corriente, no tengo creo que nada especial. Si puedo destacar algo especial que tengo es la confianza en Dios y que Dios siempre provee y que va a proveer”.